Llamados a ser santos y santas

a partir de la exhortación apostólica «Gaudete et exsultate» del papa Francisco

Los santos de la puerta de al lado

El Espíritu Santo derrama santidad por todas partes, en el santo pueblo fiel de Dios, porque «fue voluntad de Dios el santificar y salvar a los hombres, no aisladamente, sin conexión alguna de unos con otros, sino constituyendo un pueblo, que le confesara en verdad y le sirviera santamente». El Señor, en la historia de la salvación, ha salvado a un pueblo. No existe identidad plena sin pertenencia a un pueblo. Por eso nadie se salva solo, como individuo aislado, sino que Dios nos atrae tomando en cuenta la compleja trama de relaciones interpersonales que se establecen en la comunidad humana: Dios quiso entrar en una dinámica popular, en la dinámica de un pueblo.

Me gusta ver la santidad en el pueblo de Dios paciente: a los padres que crían con tanto amor a sus hijos, en esos hombres y mujeres que trabajan para llevar el pan a su casa, en los enfermos, en las religiosas ancianas que siguen sonriendo. En esta constancia para seguir adelante día a día, veo la santidad de la Iglesia militante. Esa es muchas veces la santidad «de la puerta de al lado», de aquellos que viven cerca de nosotros y son un reflejo de la presencia de Dios, o, para usar otra expresión, «la clase media de la santidad» (Gaudete et exsultate 6-7).

Cuando tenían que declarar beata a Teresa de Lisieux, los postuladores quisieron hablar con todas las monjas del convento. Al ver de qué iba la cosa, todas se deshicieron en elogios. Salvo dos, que dijeron: «Sí, sor Teresa era una buena dijeron: «Sí, sor Teresa era una buena monja, ¡pero no hay para tanto!». O sea, que aquellas dos no se habían dado cuenta de que habían convivido con una santa. La reflexión surge de forma espontánea: ¿Ya nos damos cuenta del don de Dios en aquellos «santos de la puerta de al lado» con quienes convivimos cada día?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *