Adviento

PREPAREMONOS

Una mirada superficial sobre nuestra sociedad de consumo nos hace dar cuenta fácilmente de que, a la hora de preparar las fiestas de Navidad, nosotros somos simples «consumidores» y, por tanto, lo que tenemos que hacer es preparar el bolsillo y estar dispuestos –si cabe– a hacer grandes gastos. Casi podemos afirmar que la palabra «Adviento», prácticamente, no tiene ningún eco.

Los cristianos, en cambio, debemos ser conscientes de que las cuatro semanas de Adviento son un tiempo especial (un kairós = tiempo de gracia) para prepararnos a fondo para la celebración del misterio de la Natividad de nuestro Señor Jesucristo.

Si las cosas importantes se han de celebrar bien, antes hay que prepararlas bien. Cuando una madre espera un hijo, se prepara bien para ello. Cuando a unos novios se les acerca el día de la boda, se lo preparan a conciencia. Los cristianos, pues, porque queremos vivir a fondo la Navidad, la tenemos que preparar bien. He ahí, pues, la razón de este tiempo de Adviento o de advenimiento, tiempo de preparación de la venida de nuestro Señor Jesucristo, tiempo de espera y de esperanza al emprender un nuevo año litúrgico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *