Cuaresma camino hacia la Pascua

Para vivir un poco mejor la Cuaresma con la recomendación que Jesús nos hacía el miércoles de ceniza de practicar el ayuno, la limosna y la oración os hacemos esta pequeña propuesta de los viernes solidarios.

4o VIERNES SOLIDARIO – 27 de marzo 2020

LA CARIDAD ES COMUNIÓN

El relato de Caín nos dice que desde los orígenes los seres humanos vamos buscando la comunión perdida. Demasiado tiempo nos hemos enfrentado unos con otros, atrapados en la maldita ley de la lucha por la existencia; demasiado tiempo llevamos viviendo en la selva del odio y el egoísmo. Ya es hora de que abandonemos la lucha y” colaboremos todos por la existencia”: con Jesús llegó el tiempo de la comunión universal. Para ser comunión universal fundó Jesús su Iglesia.

PALABRA DE DIOS Hchs 2,41-44; 4, 32-35

Los que acogieron la Palabra de Pedro fueron bautizados…Eran constantes en la enseñanza de los apóstoles y en la comunión de vida, en la fracción del pan y en las oraciones…Todos los creyentes estaban unidos y tenían todo en común, vendían sus posesiones y sus bienes y lo repartían entre todos, según la necesidad de cada uno.

La multitud de los que creyeron tenían un solo corazón y una sola alma, y nadie decía que era suyo propio nada de lo que poseía, sino que todo les era común… porque entre ellos no había ningún indigente, ya que cuantos eran propietarios de campos o de casas los vendían, llevaban el producto de la venta y lo ponían a los pies de los apóstoles, y era distribuido a cada uno conforme a la necesidad que tenían.

MAGISTERIO DE LA IGLESIA

Papa Francisco: Carta encíclica ‘LAUDATO SI’, no 93

«El principio de la subordinación de la propiedad privada al destino universal de los bienes y, por tanto, al derecho universal a su uso es una “regla de oro” del comportamiento social y el “primer principio de todo ordenamiento ético-social”. La tradición cristiana nunca reconoció como absoluto o intocable el derecho a la propiedad privada y subrayó la función social de cualquier forma de propiedad privada… “Dios ha dado la tierra a todo el género humano para que ella sustente a todos sus habitantes sin excluir a nadie ni privilegiar a ninguno” (San Juan Pablo II, Centesimus annus, 31».

PLEGARIA

Padre, derrama sobre nosotros la fuerza de tu amor, inúndanos de paz, para que vivamos como hermanos y hermanas sin dañar a nadie. Dios de los pobres, ayúdanos a rescatar a los abandonados y olvidados de esta tierra que tanto valen a tus ojos. Sana nuestras vidas, para que seamos protectores del mundo y no depredadores. Toca el corazón de los que buscan solo beneficios a costa de los pobres y de la tierra. Renueva, Señor, en nosotros la gracia de la comunión que nos regalaste con tu Espíritu. Amén.

COMPROMISO

«El descuido en el empeño de cultivar y mantener una relación adecuada con el vecino, hacia el cual tengo el deber del cuidado y de la custodia, destruye mi relación interior conmigo mismo, con los demás, con Dios y con la tierra» (LS, no 70). ¿Qué voy a introducir, o fortalecer, en mi vida para que la comunión a la que estoy llamado no se quede en palabras?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *